Los 5 Niveles de Sanación

 

Los 5 Cuerpos o Niveles Energéticos

Este mapa de 5 niveles es una visión contemporánea de los sutras del yoga de Patanjali
que tienen una antigüedad de más de 10.000 años.

(Modelo basado en textos del Dr. Dietrich Klinghardt)

Los 5 Niveles de Sanación

(The 5 Levels of Healing)

Los 5 cuerpos o niveles de sanación es una forma extraordinaria de contemplar la salud. Cuando se estudian cuidadosamente estos 5 niveles o planos piramidales, algo parece despertarse en nosotros que conecta con una antiquísima sabiduría desarrollada en las montañas del Himalaya hace 12.000 años, y que ha tenido una gran influencia en la medicina Tibetana, en la medicina tradicional China y en la medicina Ayurvédica.


Este modelo nos indica que no sólamente somos un cuerpo físico, sino que estamos rodeados y penetrados por otros cuatro cuerpos invisibles.

 

El Dr. Dietrich Klinghardt conecta con este modelo de sanación durante los años que pasó en la Índia trabajando como médico, donde conoció a un viejo maestro yogui, cuyas enseñanzas son la base de estos 5 niveles.

 

Nivel 1º: El Cuerpo Físico
(The Five Levels of Healing)
El nivel más básico, pero no por ello menos valioso, es el cuerpo físico. Es la base donde descansa todo lo demás. Es nuestra conexión con la tierra y la fuente de nuestra energía física. El cuerpo físico es la suma de nuestra estructura bioquímica y vibra directamente con nuestros 5 sentidos.
Este cuerpo es el hogar de la medicina convencional. Las leyes que lo gobiernan son leyes bioquímicas y mecánicas.
Así por ejemplo, cuando se diagnostican algunas enfermedades, ya sean de índole físico, psíquico o psicosomático, se sabe que un alto porcentaje de casos sufren una deficiencia importante de ciertos minerales y vitaminas.
El verdadero diagnóstico en este nivel sería “deficiencia de ciertos minerales o vitaminas”. De forma que si suministramos al paciente con suplementos adicionales de esos nutrientes, este mantendría un equilibrio vital razonable.
Debido a la creciente presencia de sustancias tóxicas en nuestra alimentación y en nuestro medio ambiente (metales pesados, campos electromagnéticos, pesticidas, transgénicos y otros elementos tóxicos), además de consumir los nutrientes apropiados, es esencial una desintoxicacion periódica. Para ello, tanto el oxigeno como el agua viva - agua extructurada hexagonalmente - son vitales.

 

Nivel 2º: El Cuerpo Electromagnético
(The Five Levels of Healing)
El cuerpo electromagnético es la suma de todos los sucesos eléctricos y magnéticos causados por la actividad neuronal del sistema nervioso.
Los campos electro-magnéticos creados por las fuerzas que fluyen por el sistema nervioso viajan perpendicularmente desde el cuerpo hacia el espacio. Estos campos se extienden en el espacio más allá de nuestra piel y, aunque su fuerza disminuye con la distancia, teóricamente estos campos se extienden hasta el infinito.
Este nivel está relacionado con las cuatro fuerzas de la física: la fuerza electromagnética, la gravedad, la fuerza fuerte y la fuerza débil.
Sabemos que el cuerpo físico genera varios fenómenos que sólo pueden explicarse con la física que no es visible a nuestros ojos.
Nuestro cuerpo genera campos electromagnéticos y crea emisiones de luz en una frecuencia quántica. Se trata de biofotones con una densidad de radiación muy baja que son extremadamente importantes para mantener nuestra salud.
El cuerpo energético nos ayuda a regular nuestro cuerpo físico. Las técnicas que trabajan en este segundo nivel son la acupuntura y otras terapias que trabajan con campos magnéticos.
Si examinamos a algún paciente desde este plano, podemos descubrir que su organismo no está absorbiendo ciertos nutrientes, debido a una actividad anormal del sistema simpático. Sin embargo, esta condición puede responder razonablemente bien a un tratamiento periódico con acupuntura u otra terapia neural. El paciente empezará a absorber de nuevo los nutrientes que necesita y mejorará sin necesidad de tomar suplementos de minerales.
Cuando el segundo nivel se armoniza tiene un efecto organizador en el primero.
Las leyes que operan en este nivel son las leyes de la neuro-fisiología. La acupuntura y otras técnicas similares tienen unos efectos muy positivos en este nivel.

 

Nivel 3º: El Cuerpo Mental
(The Five Levels of Healing)
El cuerpo mental se extiende hasta el infinito al cuadrado.
Este cuerpo es el lugar donde se registran todos los eventos de nuestra vida.
Nos han enseñado que es el cerebro el que registra todas las memorias de nuestra vida, pero no es así.
La neurociencia moderna nos muestra que el cerebro tiene un número de circuitos para la memoria a corto plazo, pero no contamos con los circuitos que explican la memoria a largo plazo.
El lugar donde se almacenan los recuerdos es el campo biofotónico, una parte del sistema electromagnético que rodea nuestro cuerpo. El cerebro es tan solo un receptor que sintoniza con el almacen de memoria de dicho campo.
En biología, se sabe que cada célula del cuerpo tiene más de 100.000 reacciones bioquímicas por segundo, y estas reacciones químicas han de estar cronometradas y secuenciadas entre sí muy cuidadosamente.
Físicos, bioquímicos y biólogos han buscado durante años el principio organizador que dirige esta sofisticada danza de nuestra química.
El famoso físico alemán Dr. Albert Popp, líder mundial en la teoría del campo de biofotones, nos explica su funcionamiento:
El ADN vibra en cada célula a una frecuencia de varios miles de millones de Hertz (por desgracia para nuestra salud, nuestros teléfonos móviles se comunican en una frecuencia muy similar).
Nuestro ADN se contrae y expande varios miles de millones de veces por segundo, y cada vez que se contrae expulsa un biofotón que contiene toda la información genética (los genes activos en ese momento, los que se transcriben, los metilados y los que están silenciados).
Estos biofotones llevan la información de todo lo que ocurre en el ADN (cada solo fotón es capaz de llevar más de 4 megabytes de información) y la comunican fuera de nuestro cuerpo a otros biofotones, mediante varios fenómenos que son bien conocidos en física: la coherencia, las frecuencias de modulación, la amplitud de la modulación y una propiedad denominada luz comprimida. La transferencia de información de los biofotones es bio-direccional.
Así que estamos rodeados de un campo de luz que está altamente estructurado, y es el portador de lo que llamamos memoria a largo plazo.
Este campo de luz regula también la actividad de los enzimas metabólicas.
El ADN envía información hacia fuera y los biofotones del cuerpo transmiten la información a la célula. El receptor de la luz en el tejido conectivo de la célula es la Tubulina. La Tubulina es una molécula conductora que recibe la luz y la lleva por todo el cuerpo (a la velocidad de la luz).
Las enzimas metabólicas, por ejemplo en la mitocondria, son alineadas cuidadosamente en una secuencia de moléculas de Tubulina. Esta información de luz se traduce dentro de cada célula, activando o desactivando las enzimas metabólicas. Y esto es realmente importante:
De todas las toxinas que destruyen la Tubulina, el mercurio ocupa un lugar único. El mercurio interrumpe la transmisión de la luz del campo de biofotones a las células y a las enzimas metabólicas. Es decir, desconecta la inteligencia organizadora que dirige nuestra química.
Por suerte, hay otra cara de la moneda que es positiva, ya que el campo de biofotones puede ser influido por la luz. En otras palabras,  podemos utilizar frecuencias de luz para modular la actividad del campo biofotónico y sanar nuestro cuerpo.
Como se puede ver, no existimos solo gracias a la bioquímica.

Desde este nivel mental, un paciente con una enfermedad psicosomática puede tener un conflicto sin resolver con su padre que manifestaba una conducta muy opresiva en forma de críticas, castigos o incluso violencia física.
Los recuerdos sin resolver que permanecen en el sistema límbico son responsables de la estimulación del hipotálamo y de enviar mensajes al sistema simpático que permanece en un estado de excitación crónica.
Al resolver el conflicto con un terapia mental-emocional-profunda, como la
terapia Primal o una Constelación Personal, se produce un efecto directo sobre el área afectada del sistema límbico. Como consecuencia de ello, el ganglio celiaco del sistema simpático "se enfría” y el paciente mejora porque empieza a absorber los nutrientes que su cuerpo necesita.

Este nivel tiene un efecto armonizador en los primeros dos niveles, pero, aunque parece que sería es suficiente con resolver los niveles superiores, hay que tener muy presente que sin la absorción de los nutrientes (nivel 1º) y un sistema nervioso autónomo en correcto funcionamiento (nivel 2º), el paciente no tendría la energía ni el equilibrio mental necesario para recordar el pasado y trabajar su problema de una manera curativa.
Como la energía necesaria para la curación proviene de los niveles inferiores, es mejor tratar todos los niveles simultáneamente: Tomar los suplementos necesarios y apoyarse en alguna terapia neural, al menos durante el período inicial.
Las leyes que gobiernan el tercer nivel son unas reglas naturales muy sencillas que están siendo re-descubiertas por la psicoterapia moderna.
Estas leyes tienen que ver con una correcta alimentación del niñ@-bebé, con mantenerlo caliente y hacer que se sienta seguro, con amarle y proporcionarle la oportunidad de aprender y crecer a su ritmo...
Cada violación de sus necesidades naturales primarias tiene consecuencias, que conducen a distorsiones bastante predecibles de la mente, del sistema nervioso y del sistema inmunológico.

 

Nivel 4º: El Cuerpo Transpersonal
(The Five Levels of Healing)
Los niveles 4º y 5º llegan a dimensiones expansivas incomprensibles para la mente humana. Sólo las matemáticas pueden concebir las dimensiones de estos últimos dos niveles.
El cuarto nivel es el cuerpo transpersonal, el cuerpo del ensueño, el cuerpo intuitivo. Es el reino del chamán y de las experiencias metafísicas.
El cuerpo transpersonal es el nivel más alto en que una interacción entre médico/terapeuta y cliente/paciente es posible.
Las herramientas más eficaces en este nivel son las Constelaciones Familiares.
Las leyes que gobiernan este nivel son las reglas y órdenes de la terapia Familiar Sistémica descubiertos por Bert Hellinger.
Las Constelaciones familiares se basan en la observación de que los traumas y conflictos sin resolver que sufrieron nuestros antepasados, padres, abuelos bisabuelos, e incluso generaciones anteriores, siguen vigentes.
El trauma no desaparece con la muerte. Los problemas pendientes de resolver de nuestros antepasado no se desbanecen con su muerte, sino que se manifiestan de diferentes formas en las generaciones posteriores.
A menudo, la fuente causante de una enfermedad se encuentra dos o más generaciones atrás. La expansión de la metodología de las Constelaciones Familiares es cada vez mayor en todo el mundo, pero muchos profesionales de la salud desconocen esta herramienta.
Problemas relacionados con las abducciones extraterrestres, posesiones de espíritus o presencias de entidades malvadas pierden fuerza cuando armonizamos el sistema familiar y conseguimos que haya respeto y amor entre todos los miembros de la familia.
Una enfermedad psicosomática específica puede ser la forma en que el paciente indica que quiere desaparecer. En este caso, el padre del paciente fue claramente rechazado por su esposa (la madre del paciente). La conducta opresiva del padre era su manera de responder al rechazo de su esposa que a su vez activaba y re-estimulaba lo temas no resueltos con su madre en su niñez.
Esta herramienta es también muy útil con niños autistas. El autismo no sólo tiene su origen en las vacunas, en la presencia de mercurio, en exposicines electromagnéticsa o en otras exposiciones que sabemos con certeza que son factores que contribuyen al autismo.
El autismo tiene una relación con la historia familiar, y cuando se resuelven los problemas en la historia familiar, a menudo la mejoría en estos niños es mágica.
Los efectos de un trauma familiar pueden aparecer 3 ó 4 generaciones más tarde en un niño autista. Es un trauma oculto en el pasado familiar que se manifiesta aquí y ahora en un niño inocente.
A menudo, al sanar este nivel, se produce la desaparición de los conflictos no resueltos asociados al tercer nivel, pero es importante insistir en que la energía necesaria tiene que fluir hacia arriba desde los niveles abastecedores. Unas intervenciones sencillas en los primeros niveles pondrían la base que haría posible el trabajo en el 4º nivel.

 

Nivel 5º: El Cuerpo Espiritual
(The Five Levels of Healing)
El quinto cuerpo es el nivel de la auto-curación.
Este nivel está conectado con la inteligencia divina que nos guía.
Es un nivel individual, privado y personal, y la única relación posible aquí es la relación directa entre el individuo y el “SER” supremo.
Nigún médico, psicólogo o gurú puede enseñarnos con palabras a conectar con nuestra esencia divina.
Quién de verdad ha experimentado este nivel, tiene una actitud de profundo respeto, y sabe que esta vivencia es profundamente personal y no se puede explicar con palabras.
Es el nivel de la gratitud hacia la Vida, el Ser, el Todo o Dios. Después de la resolución de su problema, el paciente y el terapeuta pueden volverse “hacia adentro” y “hacia arriba” con una actitud de profundo agradecimiento.
Entre los entusiastas de la “nueva era" hay a menudo importantes temas familiares sin resolver, o culpas que han sido tomadas de otros miembros de la familia o "ganadas" a través de nuestros propios errores.
Realizar extensas prácticas espirituales para evitar el trabajo curativo en otros niveles, no funciona y nunca se termina de tratar y resolver las verdaderas causas.
El trabajo en este nivel significa hacer algo "bueno" con la nueva esperanza, vitalidad y claridad obtenida. Orar o meditar puede ser suficiente, pero quizás no. Si el trabajo no se completa bien en este nivel, puede haber una recaída en la condición anterior.
Videos recomendados: Gangaji, Mooji, Byron Katie, Eckhart Tolle,...

 

Conclusiones:
Este mapa vertical hacia la curación integral puede ser una valiosa orientación a todos los que desean comprender lo que significa Medicina “Holística” de verdad.
Es una guía que puede hacer más fácil el camino al terapeuta, dentro del panorama, a veces caótico, de técnicas y métodos terapéuticos.
La importancia de comprender estos 5 niveles es que no se puede sanar una enfermedad tratandola en un nivel distinto al que corresponde su origen.
Como máximo podremos hacer que desaparezcan los síntomas temporalmente.
Cuando verdaderamente intervenimos en el nivel donde se origina la enfermedad, esta desaparece.
Ciertos órdenes y reglas parecen gobernar la relación entre estos 5 niveles de sanación, y cada nivel tiene sus propias leyes y su propio orden que necesita ser reconocido y comprendido.
Los 3 niveles inferiores pertenecen al plano personal, mientras que el 4 y el 5 nivel pertenecen al reino transpersonal.
Los niveles superiores tienen una gran influencia en la organización de los niveles inferiores, pero son los niveles inferiores los que suministran la energía a los niveles superiores, y crean las fronteras donde existe el individuo.
Cada fenómeno que podemos observar en el reino físico parece ocurrir simultáneamente en los otros 4 niveles. De hecho, el cuerpo físico está diseñado como la pantalla de un ordenador que hace visible y tangible todo lo que sucede o lleva sucediendo un tiempo en los niveles superiores.
En este sentido, un individuo puede tener problemas en los niveles superiores que aún no hayan penetrado en los niveles inferiores.
Esto se sabe, por ejemplo, en acupuntura, en dónde las perturbaciones en el 2º nivel se pueden percibir antes de que los síntomas ocurran.
Antiguamente, al médico chino tradicional se le pagaba cuando el cuerpo físico del paciente permanecía sano. Su tarea era captar y corregir la perturbación en el 2º nivel antes de que penetraran en el plano físico.
La verdadera curación requiere del trabajo, con frecuencia simultáneo, en los 5 niveles.
Las conclusiones prácticas para llevar una vida saludable y saber guiar a los pacientes hacia su bienestar podrían resumirse así:
A.- Poner tanto esfuerzo como sea posible en sanar la propia familia.
No descansar hasta que haya amor y respeto entre todos en la misma generación y en las dos generaciones anteriores.
En la "familia" debemos incluir también a niños que se han muerto temprano, niños abortados, parejas que fueron excluidas después de la separación, madres que se murieron durante el parto, o tíos que se murieron en la guerra,....
La curación supone relacionarse y comunicarse con todos los que están vivos y mantener un recuerdo amoroso de todos aquellos que han muerto.
B.- Mueve tanta energía como sea posible en los 3 primeros niveles: Come y duerme correctamente, haz ejercicio y toma tus vitaminas. Nutre tu cuerpo-eléctrico con masaje, acupuntura, terapia neural, el agua de una cascada,... escucha buena música y haz tus estiramientos de yoga. Visita a un terapeuta para trabajar a través de la confusión y los conflictos no resueltos en el nivel mental.
C.- Interiorízate e investiga el 5 nivel. No sigas los consejos de nadie en este nivel. Crea tiempo y espacio para estar solo. Necesitas de todo tu ser, sin distracciones, para trabajar en este nivel.

 

Ángel Álvarez 
Terapeuta Primal - Facilitador de Constelaciones Familiares 
(Fundador de la Asociación Primal - 1997)